Cruzada

Abandonó su casa, familia y trabajo; viajó por barco, tren y autobús; atravesó un océano y montañas. Al final, entró en la ciudad, se encaramó sobre el edificio más alto y juró defender la metrópoli de impíos y villanos. Bastaron un par de horas para que la fuerza pública arrastrara al nuevo Quijote a la comisaría.reflexivo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s