Sueño reparador

La muerte llegó silenciosa y fría. El anciano se dejó abrazar por la dama de la perpetua sonrisa. Ella depositó un beso en sus labios y el anciano sintió el sueño reparador de la eternidad. Sus músculos agarrotados se relajaron, el dolor abandonó sus huesos cansados y una ligera sonrisa se dibujó en los labios del anciano. ‹‹Estoy muriendo››, pensó sin ofrecer resistencia. ‹‹Amigos, amantes, familia… ya no estaré solo››. Los pensamientos del anciano se desprendieron de la vida. Todo era oscuridad… Un tenue punto rompió el equilibrio de la nada. El punto se transformó en un círculo luminoso. Una elipse cegadora lo envolvió todo. El bebé fue expulsado en un torrente de líquido amniótico y sangre.

—¡Es niño! —Melancolía1exclamó la enfermera sonriendo.

2 pensamientos en “Sueño reparador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s