Tac tic

El movimiento de las manecillas del reloj se detuvo, renunciando al ciclo de trescientos sesenta grados. Jimena garabateaba cuartillas con la vieja estilográfica heredada de su abuelo. El plumín de oro iba dejando atrás palabras de amor en la cuartilla rayada. El silencio de la habitación hizo que Jimena apartara la vista del papel, ya no se oía el tic tac del reloj. ‹‹Las baterías››, pensó y se levantó estirando brazos y cuello. El tac tic del reloj volvió a sonar en la habitación. Las manecillas se movían en sentido contrario. Transcurrieron diez minutos, Jimena entró con las baterías y diez minutos más joven.2013-02-19 10.42.52

2 pensamientos en “Tac tic

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s