Tempestad

La tempestad azotó sin piedad a la embarcación, los relámpagos golpearon con un chasquido al mástil y la vela se incendió, los marinos luchaban por mantener el barco a flote; el viaje de exploración estaba a punto de llegar a un trágico final.
-¡A comer!
La voz de mamá dio un respiro de alivio a los fatigados marineros que corrieron a la mesa con el apetito integro gracias a la lucha contra el temporal.boceto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s